Problemas Ambientales Causados por el Hombre

La actividad humana está causando el último de los cambios climáticos ocasionados por seres vivos a lo largo de la historia de la Tierra, como ya hicieron los organismos fotosintéticos en los primeros estadios del planeta fijando el carbono atmosférico a partir de agua y luz solar para liberar O2 a la atmosfera. Desde un punto de vista completamente biológico, el ser humano es un simple ser vivo ajustado a unas funciones vitales que tienen repercusiones el resto de seres vivientes del planeta. Y como todo ser vivo actúa por su supervivencia y bienestar, al igual que las bacterias aprovechan un excedente de nutrientes, creciendo y eutrofizando el agua en la que viven, lo que provoca un colapso ecológico en el ambiente que acaba destruyendo casi todas las formas de vida. O los grandes herbívoros que en ausencia de depredadores realizan sus funciones vitales destruyendo la vegetación hasta causar un desequilibrio ecológico enorme. La diferencia entre cualquier otro ser vivo y el Homo sapiens es que nosotros somos capaces de pensar. Somos capaces de darnos cuenta y controlar nuestro impacto ecológico como especie sobre el resto planeta para evitar generar un desequilibrio a escala global catastrófico como ocurre con las bacterias que eutrofizan una charca. Pero para ello se debe concienciar a la sociedad del verdadero papel del hombre como una especie más y del delgado equilibrio en el que nos encontramos y debemos preservar.

problemas-ambientales-1De esta problemática se destacan tres puntos clave que generan un consumo de los recursos naturales y un desequilibrio ambiental, por supuesto, interconectados. Estos son el sistema económico capitalista, el descubrimiento y la utilización del petróleo, y el crecimiento exponencial de la población humana. La invención y desarrollo del capitalismo como sistema económico ha llevado al hombre a una moralidad de que el dinero lo justifica todo. No hay valores fundamentales mayores que el del crecimiento económico en este sistema; y puesto que la economía y el dinero no son más que una representación humana de los bienes que provienen de los recursos que nos proporciona la naturaleza, el capitalismo nos lleva a consumirlo todo. Esta ideología actual de crecimiento no es compatible con  una conservación de los recursos naturales ya que se ponen por delante de los intereses individuales a los intereses generales – el medio ambiente –. Y mientras esto ocurra más selvas serán deforestadas, más tierras y mares explotados y contaminados a niveles insostenibles. La utilización del carbón y el petróleo nos ha permitido alcanzar niveles de bienestar impensables pero a un precio demasiado elevado debido a la cantidad de emisiones de efecto invernadero que produce su combustión. El desarrollo tecnológico que nos han traído los combustibles fósiles nos ha abierto la puerta a fuentes energéticas renovables como el sol, las olas o el viento, y este desarrollo debería servir para desmarcarnos para siempre de la utilización de las energías sucias y contaminantes. Pero aquí es donde el sistema económico, donde más dinero significa más poder, dificulta esta evolución debido al gran poder de la industria petrolera. Los lobbies del petróleo han retrasado las inversiones de capital, tanto público como privado, en energías limpias, transportes eléctricos y otras nuevas tecnologías que podrían haber estado en funcionamiento hace décadas, lo que hubiera reducido nuestra huella ecológica evitando alcanzar puntos en la crisis ecológica como los que sufrimos hoy.

problemas-ambientales-2El tercer punto y probablemente el más controvertido es la superpoblación mundial. Todas las especies del planeta tenemos tendencia a reproducirnos tanto como la naturaleza de cada especie le permite. Pero la población de cada especie se encuentra siempre controlada por factores dependientes de otras especies, como son la depredación, la competencia por los recursos etc. Los seres humanos hemos llegado a evitar esos factores que limitaban nuestra población llegando a tener un crecimiento exponencial, cosa que llega a ser insostenible. Se conocen varios ejemplos de lo que ocurre cuando cualquier tipo de población crece sin control hasta superar la capacidad de carga del sistema en el que vive, que se produce un colapso en el sistema que acaba con la mayoría de los individuos que estaban sobrecargando el ecosistema por la falta de recursos. La diferencia con las demás especies es que los humanos somos capaces de ser conscientes de este problema y plantear soluciones, pero estas soluciones plantean graves problemas éticos. Una solución que ya se llevó a cabo en China fue la prohibición de tener más de un hijo por matrimonio, que por razones socio-culturales no funcionó. Pero esta medida a la larga provocaría un envejecimiento de la población haciendo insostenible el sistema socio-económico. El resto de las demás hipótesis para solucionar este problema conlleva la eliminación de grupos de seres humanos, y eso es una aberración bajo un punto de vista moral y ético. No es así desde un contexto biológico, ya que se ha llevado a cabo incontables veces el control poblacional de otras especies por medio de la eliminación controlada de individuos. Bajo mi punto de vista este es el problema más importante al que se enfrenta la humanidad en las próximas décadas.

problemas-ambientales-3El papel fundamental de la educación ambiental en la remediación del conjunto de factores que llevan al ser humano a desequilibrar de forma catastrófica el equilibrio ecológico planetario tiene varios enfoques. El primero de ellos es llegar a una concienciación de todas las sociedades del planeta que modifique todos aquellos valores capitalistas que imponen el valor del dinero, ese consumismo y ese crecimiento económico incesante y acelerado preferentemente al medio ambiente. El otro objetivo es educar a la sociedad en aquellas prácticas que todo ser humano puede realizar de forma local y que de manera conjunta previenen y evitan un mayor crecimiento de la huella ecológica que dejamos sobre el planeta. A base de la educación ambiental principalmente de los niños, que son el futuro que debe vivir en armonía con su medio ambiente, pero también de los adultos se pueden lograr profundos cambios en las sociedades cuando estos valores y comportamientos alcanzan instituciones públicas y políticas, que es donde reside el poder para conseguir un desarrollo sostenible de los pueblos. Por suerte, estos cambios ya se empiezan a ver en muchas sociedades, esperemos que no sea demasiado tarde.

Héctor Abarca Velencoso