La restauración ecológica

Los seres humanos obtenemos toda una serie de beneficios de los ecosistemas. Estos beneficios, conocidos como bienes y servicios ecosistémicos, son vitales para el bienestar y desarrollo tanto económico como social de la humanidad. Todas nuestras actividades dependen en mayor o menor medida de estos bienes y servicios ecosistémicos, por tanto dependen en definitiva del buen funcionamiento de los ecosistemas.

Si los ecosistemas naturales dejan de prestar sus servicios, la salud y bienestar del ser humano se verá seriamente comprometida y las alternativas serán costosas.

Según TheSocietyforEcologicalRestoration (SER), la restauración ecológica es la actividad intencionada que inicia o acelera la recuperación de un ecosistema con respecto a su salud, integridad y sostenibilidad. En concreto define la RE como el proceso de ayudar a la recuperación de un ecosistema que ha sido degradado, dañado o destruido.

En la mayoría de las ocasiones esta degradación viene derivada directamente de las actividades humanas, aunque esta degradación puede ser debida a catástrofes naturales. Al darse esta degradación, el ecosistema llega a un punto en el cual es incapaz de recuperarse por sí mismo, perdiendo su funcionalidad y dinámica. Finalmente, esta degradación afecta directa e indirectamente a las actividades del ser humano, ya que dejamos de obtener bienes y servicios ecosistémicos.

La Restauración Ecológica persigue recuperar esta funcionalidad y dinámica de los ecosistemas para que vuelva a ofrecer bienes y servicios ecosistémicos. En los proyectos de Restauración Ecológica se introducen una serie de perturbaciones controladas en el ecosistema degradado, con la finalidad de desbloquear los procesos dañados y que el ecosistema se reconfigure en la dirección deseada. 

 Un matiz importante al desarrollar este tipo de proyectos es que se parte de un ecosistema dañado para ir hacia un ecosistema objetivo, es decir, no se pretende volver a la situación que había antes de la degradación, sino a un sistema marcado como referencia que se empleará para planificar las actuaciones, determinar objetivos y, finalmente, valorar el éxito de la restauración.

Finalmente, es necesario realizar un seguimiento en todas las fases del proyecto, así como una gestión adaptativa que nos permita corregir cualquier desviación del sistema no contemplada.

La Restauración Ecológica se basa en una serie de criterios:

  • Enfoque Holístico, teniendo en cuenta no solo el contexto ambiental del ecosistema degradado, sino también su contexto social y económico.
  • Es necesario la realización de un diagnóstico integral del ecosistema degradado, no centrando el problema en los elementos del ecosistema (especies vegetales, fauna, etc.) sino además en los procesos ecológicos que se ven afectados en la degradación.
  • En todo proyecto de Restauración Ecológica buscamos y fijamos un ecosistema de referencia el cual guiará todo el proyecto y con el cual crearemos la imagen objetivo.
  • Las soluciones aportadas al problema se realizan a medida. Cada espacio degradado contiene una serie de características ambientales, sociales y económicas que le hacen único y por tanto no sirven soluciones estándar. Las soluciones que se toman tienen una base científica.
  • Aplicando la gestión adaptativa podemos no solo plantear varios escenarios posibles, sino estar preparados para las posibles desviaciones del sistema y actuar para asegurar la consecución de los objetivos fijados.

paisaje-ibero-rest